régimen de visitas

Las cargas derivadas del régimen de visitas,

repartidas equitativamente entre cónyuges son de las que habla esta actual Sentencia nº 289/2014 y que desde nuestro blog de noticias nos ilustra ya que, fija doctrina ante la existencia de posiciones dispares en las Audiencias Provinciales, ya que mientras en unas los jueces eligen atribuir al progenitor no custodio el total de las cargas que implican los desplazamientos para el ejercicio del régimen de visitas, en otras cambia, y se hace incapié en el reparto de las cargas tanto personales como económicas que se derivadan de los mismos entre ambos padres, y por las circunstancias de éstos.
El Tribunal Supremo se basa, en el interés del menor y, en el reparto igualitario de cargas a que se refiere el Código Civil.

Lo más importante,

es “que el sistema de régimen de visitas que se establezca no pierda el interés del menor, de manera que no obstaculice su relación con cada uno de los progenitores”, y que se implante un “reparto equitativo de cargas, de forma que ambos progenitores contribuyan al pago de los costes de traslado de forma equilibrada y proporcionada a su capacidad económica, teniéndose en cuenta sus circunstancias personales, familiares, disponibilidad, flexibilidad del horario de trabajo, etc.”

El resultado

es que, se establece un sistema habitual, y otro accesorio, sin perjuicio de las soluciones a establecer en situaciones extraordinarias que suponen un desplazamiento a larga distancia, con el fin de valorar quién es el obligado a trasladar y retornar al menor al domicilio familiar, siempre y cuando las partes no estén de acuerdo en ello.

Primero, se establece que el progenitor no custodio recogerá al menor del domicilio del progenitor que tenga la custodia, y será éste el encargado de retornar al menor su domicilio habitual.

De otro lado, cuando el sistema normal no proteja los intereses del menor, ni implique un reparto equitativo de las cargas entre los progenitores, o el juez, podrán atribuir la obligación de recogida y retorno a uno de los padres, pero con la oportuna compensación económica, y debiendo motivarse la decisión en una resolución judicial.

En esta sentencia se finaliza una situación de constante problemática entre las parejas que deciden poner fin a su vida común, pero sigue quedando en el aire el juicio a seguir cuando uno de los dos padres decide cambiar de lugar de residencia, sea por los motivos que fuera.

Las cargas derivadas del régimen de visitas, repartidas equitativamente entre cónyuges modificado el: noviembre 6th, 2014 por admin